DRIP CAKE DE SKYE PATRULLA CANINA


PARA ANABEL

"Ciertas imágenes de la infancia se quedan grabadas en el álbum de la mente como fotografías, como escenarios a los que, no importa el tiempo que pase, uno siempre vuelve y recuerda"
Carlos Ruíz Safón

La más pequeña de las niñas de la familia cumplió hace unos meses 4 años. Anabel es cariñosa, tímida, risueña y muy linda....  Para celebrarlo preparamos esta tarta de Skye, la perrita rosa de la Patrulla Canina de la que está prendada. Ojalá que sus cumpleaños y toda su infancia se llenen de imágenes felices que recuerde siempre y a las que vuelva cuando lo desee.

La tarta, que quedó inmensa se compone de un bizcocho de vainilla, relleno de butercream de merengue suizo de fresa, con confitura de fresas y trocitos de chocolate blanco. Para conseguir esta altura se prepararon dos bizcochos con los ingredientes que se citan, en un molde de 20 cm. y cada uno de ellos se dividió en tres discos, como podemos ver en la foto del corte. 


Ingredientes del bizcocho:
250 gramos de harina
1 y 1/2 cucharadita de levadura química
1/2 cucharadita de bicarbonato
1/4 de cucharadita de sal
2 dl de buttermilk (suero de mantequilla) Podemos prepararla en casa mezclando 240 ml de leche con una cucharada de vinagre blanco o zumo de limón. También puede usarse 0,75 dl de yogur y 125 ml de leche.
1 cucharadita de pasta de vainilla
125 gramos de mantequilla a temperatura ambiente cortada en cubitos pequeños
200 gramos de azúcar
3 huevos (tamaño L) a temperatura ambiente

Ingredientes de la buttercream de merengue suizo
150 gramos de clara de huevo
250 gramos de azúcar
350 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
2 cucharaditas de pasta de fresa
Una taza de chips de chocolate blanco
Confitura de fresas

Para adornar:
100 gramos de chocolate para fundir
Los adornos que más te gusten. (En este caso se hizo la perrita con pasta de azúcar, el osito es de chocolate rosa, los corazones de chocolate blanco  y el resto chuches variadas)


Preparación del bizcocho:
Engrasar el molde de la manera acostumbrada, bien con spray anti adherente o bien pincelando el mismo con mantequilla y espolvoreando después harina, sacudiendo bien el sobrante. Yo he usado un sólo molde de 20 centímetros e hice dos bizcochos que corté en tres partes. Precalentar el horno a 170 grados.
Batir, a velocidad media si usas amasadora, la mantequilla con el azúcar hasta obtener una masa esponjosa y suave. Bajar la velocidad al mínimo y añadir los huevos de uno en uno, esperando a que se integre el anterior antes de añadir el siguiente.
Mezclar la harina, levadura, bicarbonato y sal en un cuenco. Mezclar la pasta de vainilla con el buttermilk.
Añadir un tercio de la mezcla de harina, batir a velocidad baja solo hasta que se integre, añadir la mitad del buttermilk y batir sólo lo justo hasta que se integre. Otro tercio de harina y el mismo proceso, la otra parte de la leche y finalmente el último tercio de harina. Todo esto a ojo, no es necesario medir estas partes ya que son aproximadas.
Verter la masa en dos moldes de 20 centímetros de diámetro durante 25 a 35 minutos. También puedes usar un sólo molde y después cortar el bizcocho hasta en tres partes. En ese caso el tiempo aumenta de 45 a 55 minutos según horno.

Preparación del merengue suizo:
Poner en un calentador al baño maría las claras y el azúcar. Remover con el batidor hasta que se note que el azúcar está disuelta (puedes medir con un termómetro hasta que alcance los 65 grados centígrados).
Retirar del baño maría y montar con el accesorio batidor a velocidad media alta hasta que baje la temperatura y llegue a temperatura ambiente. Serán más o menos 10 minutos. Cambia el batidor por la pala y a velocidad mínima ir añadiendo la mantequilla cubito a cubito muy despacio. Cuando esté lisa y brillante añadir la pasta de fresas y seguir batiendo igual de despacio hasta integrar.

Montaje de la tarta:
Colocamos un bizcocho, cubrimos con una capa de confitura de fresas, añadimos con ayuda de una manga con boquilla redonda gruesa una capa regular de merengue suizo, y esparcimos los chips de chocolate blanco. Repetimos esta operación hasta finalizar los bizcochos, y al colocar el último cubrimos toda la tarta con el merengue, dejamos enfriar bien, alisamos y chorreamos literalmente con chocolate derretido (de aquí viene el nombre de drip cake con el que se ha puesto de moda) y adornamos a nuestro gusto.

Si tu tarta es para un regalo y tienes la posibilidad de encontrar una caja tan apropiada como esta, pues quedará de lujo, ya ves.


Sean felices,
¡Hasta la próxima!

Suscribete

Esther Rodriguez

Siempre he pensado que los dulces y pasteles acompañan todos los momentos felices de nuestra vida e incluso algunos momentos importantes, aunque no sean tan felices. He intentado plasmar todas estas duces emociones en este blog.

9 comentarios:

  1. Una preciosidad de tarta al igual que el Blog.
    Me encanta!!

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola! Nos ha gustado mucho como te ha quedado la tarta! Tienes un blog muy chulo! Besis

    ResponderEliminar
  3. Qué pinta! Quien fuera niño para tener esas tartas tan lindas en losmcumples!

    ResponderEliminar
  4. Una tarta espectacular para celebrar ese cumpleaños. Seguro que se le quedará un bonito recuerdo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Esther tienes un blog precioso y unas manos divinas para la repostería. Sin duda pasaré muy a menudo a visitarte porque me vas a ser de mucha inspiración ¡ojalá algún día haga cosas tan bonitas como esta tarta!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida y muchas gracias por tus comentarios.

      Eliminar
  6. Es cierto, las imágenes de la infancia no se borran jamás, por eso Anabel recordará la preciosa tarta que le has hecho.
    Besos Esther
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2017/05/comes-caracoles.html

    ResponderEliminar

Me alegrará mucho que dejes aquí tu comentario

Instagram