FLAN DE ALMENDRAS

"Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados"
El amor en los tiempos del cólera. Gabriel García Márquez

El flan es ese postre fresquito que siempre va bien como final para cualquier comida o cena de verano. Suele gustar a todo el mundo y si tienes entre los comensales a alguien a quien no le guste para nada el sabor del huevo (como yo misma), el truco es aromatizar muy bien tu flan. Puede ser con limón, con canela, con vainilla, en fin a tu gusto. Yo esta vez he usado esencia de almendras. Unas gotitas son suficientes. 


Ingredientes:
6 huevos medianos
500 ml de leche evaporada
1 bote de leche condensada pequeño
150 gramos de almendras molidas
Unas gotas de esencia de almendras (¡ojo sólo unas gotas porque tiene el sabor de las almendras amargas)
Caramelo para el molde
Una fresa cortada en forma de rosa para adornar.

Preparación:
Precalentamos el horno a 200 grados.
En primer lugar se prepara el caramelo, poniendo en el fuego un cazo con azúcar y agua que la cubra y esperando a que tome un color dorado. Cuando esté listo se pasa al molde y se reparte por el mismo moviendo con cuidado de no quemarse. (Puede usarse caramelo líquido del que viene preparado).
Seguidamente en un bol amplio se baten los huevos y se mezclan con la leche evaporada, la condensada y finalmente con las almendras molidas. Batimos bien hasta que estén todos los ingredientes integrados.
Volcamos la preparación en el molde y tapamos bien con un aluminio. Colocamos el molde dentro de en una bandeja con agua hirviendo que le llegue como máximo a los dos tercios de altura del molde. 
Se lleva al horno y se cuece hasta que pinchando el flan salga el palillo limpio. Aproximadamente una hora a 200 grados. Dejamos enfriar y reservamos en la nevera, mejor hasta el día siguiente.


Riquísimo, de verdad. No dejes de probarlo.
¡Hasta la próxima!

Suscribete

Esther Rodriguez

Siempre he pensado que los dulces y pasteles acompañan todos los momentos felices de nuestra vida e incluso algunos momentos importantes, aunque no sean tan felices. He intentado plasmar todas estas duces emociones en este blog.

1 comentario:

  1. ¡Qué rico el flan! Con leche condensada estará aún más cremoso. No digamos con el aroma de almendras

    ResponderEliminar

Me alegrará mucho que dejes aquí tu comentario

Instagram