ROSCOS DE SEMANA SANTA


"Pero los ángeles, hasta pudiendo hacer mucho, como se ha visto, llevan consigo ciertas limitaciones de origen, en eso son como dios, no pueden evitar la muerte"
El Evangelio según Jesucristo. José Saramago

Son típicos de Semana Santa y típicos de Cádiz, aunque hay réplicas por toda la geografía española. Es quizá el más simple de los dulces de Semana Santa y no obstante resultan deliciosos y reconfortantes con un café calentito.  


Ingredientes para 8 roscos:

400 gramos de harina de trigo
200 gramos de azúcar normal
2 huevos grandes tamaño L 
3 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada pequeña de canela molida 
1 cucharada pequeña de matalaúva o anís en grano
1 cucharada pequeña de levadura tipo Royal
2 clavos e olor



Elaboración:

Precalentamos el horno a 220ºC

Ponemos los clavos y  la matalaúva en un mortero y los machacamos bien. 

En un cuenco ponemos la harina tamizada, la levadura química, la canela y el majado de clavo y matalaúva y mezclamos bien.

Aparte, batimos bien los huevos con el azúcar y el aceite y mezclamos bien. No es necesario cremar. 

Añadimos este batido al cuenco con los ingredientes secos y con ayuda de una cuchara vamos removiendo.

Cuando no se pueda seguir con la cuchara, comenzamos a amasar a mano hasta que se forme una masa que se pueda trabajar en la mesa.  Amasamos hasta que la masa esté lisa y homogénea.

Puedes aceitarte un poco las manos para que sea más fácil trabajar sin que se pegue. Hacemos un cilindro con toda la masa de unos 6 o 7 cm de grosor.  Seguidamente cortamos trozos iguales para que salgan unos 8 roscos. Primero hacemos un corte a la mitad, después dividimos en dos cada mitad y finalmente dividimos en dos cada trozo. 

Cada una de esas porciones se trabaja estirándola y haciendo un cilindro más fino, de unos 30 cm. de largo. (Podemos medir el primero y el resto medirlos teniendo a este como referencia)

Se unen los extremos de cada cilindro y se aprieta bien la unión. Los ponemos en una bandeja de horno con papel de hornear.  Horneamos hasta que estén ligeramente dorados, unos 15 minutos será suficiente. Ten en cuenta que cuando se enfrían se endurecen, por lo que para probar como van quedando hay que esperar a que enfríen y no debemos pasarnos de tiempo porque quedarían duros. 



¡Espero que les gusten!



Suscribete

Esther

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me alegrará mucho que dejes aquí tu comentario

Instagram