BRIOCHE FRANCÉS


"Después de un día en que nada es seguro y cuando digo "nada" quiero decir "nada", puedes llegar a casa y saber con certeza que si le agregas yemas de huevo al chocolate, azúcar y leche se va a espesar. Eso me reconforta"
Frase de la película Julie and Julia.


El brioche, también conocido como pan o bollo de leche o suizo, es un pan dulce que se hace con una masa que lleva harina, huevos, leche, mantequilla y azúcar. Como toda receta francesa que se precie, esta que traemos lleva una buena cantidad de mantequilla. Ya saben los que han visto la adorable película Julie and Julia, basada en la vida de la famosa cocinera televisiva Julia Child, "Nunca se añade demasiada mantequilla"...


Ingredientes:

500 gramos de harina de fuerza
4 huevos grandes (en este caso se recomiendan fríos)
40 gramos de azúcar
350 gramos de mantequilla sin sal.
50 ml de agua
20 gramos de levadura fresca
10 gramos de sal


Preparación:

Si disponemos de amasadora debemos poner en el recipiente todos los ingredientes menos la mantequilla. Ponemos el accesorio gancho de amasar y mezclamos a baja velocidad unos 15 minutos. La masa resultante debe despegarse de las paredes del cuenco. 

A continuación se añade la mitad de la mantequilla que debe estar a una temperatura de 14ºC. Pasamos a amasar a velocidad media. Cuando esté integrada la mantequilla añadida, se añade el resto y se sigue amasando hasta que la masa se desprenda de las paredes. Se recomienda que la temperatura de la masa esté entre los 22 y 24ºC.

Pasamos la masa a un cuenco y la cubrimos con un film. La dejamos levar aproximadamente dos horas a temperatura ambiente.

Pasado ese tiempo la masa se mete en el frigorífico durante un tiempo mínimo de una hora, aunque se recomienda dejar toda la noche. En todo caso no debe estar más de 24 horas. Este paso viene muy bien para organizarte. Puedes preparar el brioche el día anterior y hornearlo al día siguiente.

Al día siguiente,  sacamos la masa del frigorífico y preparamos el molde que vamos a usar untándolo generosamente con mantequilla. Colocamos la masa dentro y pincelamos cuidadosamente con huevo batido (se recomienda batir un huevo entero y la yema de otro).

Dejamos levar nuevamente entre una y dos horas según el tamaño. 

Precalentamos el horno a 180ºC. Una vez ha levado volvemos a pincelar muy suavemente para no bajar la masa con el huevo batido, y horneamos. En este caso como se hizo una pieza bastante grande se horneó 5 minutos a esta temperatura y después a 160ºC durante unos 40 minutos. Para las pequeñas piezas que aparecen en la fotografía bastó con unos 15 minutos en total (5 a 180ºC y 10 minutos más a 160ºC)


Esta receta la vi en webos fritos, una excelente página de total confianza cuando se trata de recetas básicas. 
Suscribete

Esther Rodriguez

Siempre he pensado que los dulces y pasteles acompañan todos los momentos felices de nuestra vida e incluso algunos momentos importantes, aunque no sean tan felices. He intentado plasmar todas estas duces emociones en este blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me alegrará mucho que dejes aquí tu comentario

Instagram