BIZCOCHO DE CALABAZA ASADA Y PANELA


Caña dulce de mi tierra Cubana
tu cuerpo es el guarapo
y el sabroso melao de caña,
de azúcar prieta, miel que atrapa. 

David Fernández Fiz

La panela es un azúcar de caña que es secado antes de pasar el proceso de purificación que lo convierte en azúcar moreno o moscabado. En la Isla de La Palma es conocido como "Rapadura" y se vende en forma de conos envueltos en papel. Era casi la única golosina posible para los niños del siglo pasado en entornos como los de las islas, donde se cultivaba la caña de azúcar y proliferaban los ingenios azucareros. Aporta un dulzor acaramelado muy especial que a este dulce le favorece muchísimo. La calabaza asada por su parte transforma la calabaza de verdura común a una base perfecta para los dulces, concentrando su sabor y sus azúcares.


Ingredientes:
300 gramos de calabaza asada
125 ml de aceite de oliva suave (o de girasol si lo prefieres)
200 gramos de azúcar panela
300 gramos de harina de trigo
1 cucharadita de canela
una pizca de clavo en polvo
4 huevos
15 gramos de polvos de hornear
1 puñado de pasas
1 puñado de nueces picadas


Preparación:
Para asar la calabaza precalentamos el horno a 180 grados. Pelamos y cortamos la calabaza en trozos grandes y ponemos en una bandeja de horno unos 30 o 35 minutos. Retiramos del horno y dejamos enfriar.  Mantenemos el horno a esa temperatura.
Antes de empezar la preparación del bizcocho ponemos las pasas de remojo en agua.
En un bol amplio ponemos los 300 gramos de calabaza asada triturada, añadimos el azúcar panela también triturada y comenzamos a batir hasta integrar. Vamos añadiendo los huevos de uno en uno y seguimos batiendo  hasta integrar por completo. 
Añadimos el aceite lentamente sin dejar de batir y finalmente ponemos la canela y el clavo.
Terminamos añadiendo el harina tamizado previamente con los polvos de hornear y los integramos con movimientos envolventes.
Escurrimos las pasas, las secamos con una servilleta y rebozamos en harina sacudiendo bien el exceso y las incorporamos con paleta con movimientos suaves. Finalmente las nueces picadas. 
Pasamos la preparación al molde engrasado y enharinado y horneamos unos 45 minutos. Como siempre, cuando hayan trascurrido las tres cuartas partes del tiempo total de horneado, si vemos que ya está suficientemente dorado podemos abrir y pinchar con una brocheta. Si sale seca ya estará listo. 


Esta receta la vi en Sabrina sea of colors 
¡Hasta la próxima!
Suscribete

Esther Rodriguez

Siempre he pensado que los dulces y pasteles acompañan todos los momentos felices de nuestra vida e incluso algunos momentos importantes, aunque no sean tan felices. He intentado plasmar todas estas duces emociones en este blog.

2 comentarios:

  1. Todos los bizcochos que he preparado con calabaza siempre me han encantado y me han dejado con ganas de más. Me apunto tu receta para probarla también, seguro que está bueno porque tiene muuuuy buena pinta!!
    Patricia.

    ResponderEliminar

Me alegrará mucho que dejes aquí tu comentario

Instagram