TARTA MOUSSE DE FRESA

"La única vez que no la acompañamos fue la tarde en que llegaron las fresas, ¿te acuerdas?. Unas seis canastas cargadas de fresas, que debíamos trasladar al cuarto de las mermeladas"
Antología Personal. Cuentos Poemas Prosa. Fernando Ampuero



Para hacer esta tarta he usado un molde de silicona de forma redondeada. El Eclipse One de Silikomart Professional. Digamos que es la primera práctica con este molde al que hay que acostumbrarse, sin duda. Las tartas deben congelarse en el molde y ser desmoldadas aún congeladas, antes de dar el acabado final. Esta lleva una base de bizcocho de almendra y un relleno de mousse de fresa con toques de confitura de fresas molidas.  


Ingredientes para el bizcocho joconde:
150 gramos de azúcar
150 gramos de almendra molida
45 gramos de harina
4 huevos
45 gramos de mantequilla casi derretida
105 gramos de clara de huevo
30 gramos de azúcar

Ingredientes para la mousse de fresas:
350 gramos de fresas maduras
4 hojas de gelatina
160 ml de nata mínimo 35% de materia grasa
25 gramos de azúcar
120 gramos de merengue italiano
Para el merengue italiano:
120 gramos de azúcar
30 ml de agua
4 claras de huevo a temperatura ambiente y 25 gramos más de azúcar

100 gramos de confitura de fresas molidas.

Para el acabado: Spray Chablonage de chocolate, efecto terciopelo rojo.

Preparación del bizcocho joconde:
Mezclar los 150 gramos de azúcar con la almendra y la harina y batir con dos huevos durante al menos cinco minutos a velocidad media/alta. A mitad del tiempo, bajar lo que haya podido quedar en las paredes y seguir batiendo.
Añadir los dos huevos restantes y batir otros cinco minutos a velocidad media alta.
En un bol aparte montar las claras a punto de nieve blando con los 30 gramos de azúcar restantes.
Mezclamos la mantequilla derretida con parte de la primera masa y añadirla al resto después. Incorporar por último el merengue con movimientos envolventes. Colocamos la masa en una bandeja para hacer planchas de bizcocho  y horneamos a 180-200 grados entre 8 y 10 minutos, hasta que veamos la superficie dorada. Retiramos del horno y dejamos enfriar por completo antes de desmoldar. 

Preparación de la mousse de fresas:
En primer lugar preparamos el merengue italiano. Para ello ponemos una cacerola al fuego con el azúcar y el agua dejando que el agua cubra todo el azúcar. 
Mientras se va haciendo el almíbar, montaremos las claras, al mismo tiempo. Mientras las claras se siguen batiendo se le añaden los 25 gramos de azúcar y seguimos montando. Cuando el almíbar alcance los 121 grados ya estará lista. Se va añadiendo el almíbar en forma de hilo a las claras, sin dejar de batir. Y se siguen batiendo las claras hasta que se enfríen del todo, mínimo 30 grados. Reservamos.
Ponemos las hojas de gelatina a hidratar en agua fría que las cubra.
Trituramos las fresas en la batidora y colamos el puré. 
En una cacerola calentamos ligeramente unas tres cucharadas del puré de fresas y en ellas disolvemos las hojas de gelatina bien escurridos, removemos con una espátula hasta que la gelatina se haya disuelto por completo y no nos queden grumos.  Seguidamente añadimos el resto del puré de fresas, mezclamos bien hasta que esté bien integrado.
En un bol muy frío montamos la nata con el azúcar, pero sin pasarnos en el batido, sólo hasta que se empiecen a formar picos. Reservamos un momento.
Vamos añadiendo el merengue italiano al puré de fresas con suavidad y a continuación la nata montada, con movimientos envolventes y con suavidad para que no se baje la mezcla.

Para montar la tarta se coloca en primer lugar un fondo de mousse de fresa. Sobre él se coloca la confitura de fresa y se sigue rellenando el molde con el mousse. Finalmente se coloca un disco de bizcocho que sea un centímetro más pequeño que el molde y se empuja suavemente. Se rellena el borde con algo más de mousse de tal forma que no se vea el bizcocho al desmoldar. La llevamos al congelador y pasadas al menos 3 horas o al día siguiente, se saca y se desmolda. Cuando esté algo atemperada se rocía con el spray de chocolate terciopelo rojo y se adorna a su gusto.


Fresquita tarta de verano, 
¡hasta la próxima!
Suscribete

Esther Rodriguez

Siempre he pensado que los dulces y pasteles acompañan todos los momentos felices de nuestra vida e incluso algunos momentos importantes, aunque no sean tan felices. He intentado plasmar todas estas duces emociones en este blog.

4 comentarios:

  1. Esa capa roja por fuera es chocolate? En spray? No tenía ni idea de que eso existiese.

    Jo, Esther, menuda pinta tiene esa tarta y es preciosa. Me parece una coquetada. Me gustaría mucho tener esa soltura para hacer esas cosas tan lindas y esmeradas...

    Por cierto, me ha encantado la introducción de Cuentos Poema Prosa. Muy acertada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura por estar siempre atenta y por tus palabras.

      Eliminar
  2. menuda preciosidad de tarta¡¡¡ me ha encantado.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar
  3. Muy bonita y parece que se huelen las fresas.

    ResponderEliminar

Me alegrará mucho que dejes aquí tu comentario

Instagram