MINI CORONAS DE NAVIDAD



"Feliz Navidad"  


Y ya estamos en diciembre, y con el mes de diciembre ha llegado un nuevo reto bloguero #dale1vueltaa. Esta vez el postre debía ser presentado de forma individual, de sabor, forma o ambos representativos de Navidad, y que estuviera a la altura de una cena de Nochebuena. La propuesta es de Cristina de Edana Cuenta.

Aquí podrán ver las propuestas del resto de participantes: 
Irmina de El zurrón de los postres, ha hecho unas Christmas Crackers de galleta (trampantojo).
Déborah de Mi toque en la cocina,  unas milhojas de Ponche de huevo.
Cristina de Edana cuenta,  ha optado por unas bolas de Navidad.
Iván de Panes con garra ha presentado una Mini Croquenbouche de Reyes.
Teresa de La cocina de Tesa. ha presentado una bolas de Navidad de turrón y chocolate.
y Victoria de Todo con azúcar,  una mini tarta velas de Navidad.

Y yo he elegido estas Mini coronas de Navidad, que están formadas por una base de bizcocho de galleta lotus con una cubierta de merengue italiano y una decoración invernal.  Vamos con la receta.

Ingredientes:
Para el bizcocho:
3 huevos L
200 gramos de azúcar común
175 ml de aceite de oliva suave.
300 gramos de harina.
50 gramos de galletas Lotus trituradas.
3/4 de cucharadita de sal
1 y 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
250 ml de buttermilk
1 y 1/2 cucharadita de vinagre de manzana
1 y 1/2 cucharadita de pasta de vainilla.

Para el merengue italiano:
400 gramos de azúcar
1 vaso de agua
4 claras


Preparación: 
Empezamos preparando el bizcocho: Precalentamos el horno a 175/180 grados. 

Preparamos el molde o moldes que vayamos a usar. En este caso se usó un sólo molde y se cortaron los círculos de masa a nuestra medida.  En un bol tamizamos todos los ingredientes sólidos, la harina, la galleta triturada, la sal y el bicarbonato sódico y reservamos. 

Si no tenemos buttermilk podemos hacerla con 240 ml de leche y 10 ml de zumo de limón. Mezclamos y dejamos reposar.

Empezamos batiendo los huevos y el azúcar con varillas hasta que blanqueen. Añadimos lentamente el aceite hasta que se haya incorporado del todo. Seguidamente el vinagre y la pasta de vainilla.

En este punto vamos a añadir los ingredientes sólidos de tres veces, intercalándola con el buttermilk que se añadirá de dos veces. (Primero un tercio de sólidos, la mitad del buttermilk, otro tercio de sólidos, la otra mitad del buttermilk y finalizamos con el último tercio de sólidos).

Pasamos nuestra mezcla al molde elegido el cual habremos preparado con spray desmoldante o con mantequilla y harina sacudiendo bien el exceso. 

Horneamos durante 25-30 minutos o hasta que al pincharlo con una brocheta esta salga seca.

Sacamos del horno y dejamos reposar en una rejilla durante unos 15 minutos y a continuación desmoldamos. Lo dejamos enfriar boca abajo. 

Y vamos con el merengue italiano: para ello ponemos en el bol de la batidora, amasadora, o lo que vayas a usar, las claras y las batimos a velocidad media. Mientras tanto (es bueno tener una batidora que no requiera mantenerla con la mano), ponemos en un cazo 300 gramos de azúcar (reservar 100), y el vaso de agua,  sin remover dejamos que el agua y el azúcar lleguen al punto de bola-medio, o a alcanzar los 120º si dispones de termómetro. El truco para comprobar el punto del almíbar es meter una espumadera y soplar por los agujeros con cuidado, cuando salgan pompas como las de jabón, ya estará listo. No perdemos de vista mientras tanto las claras, y cuando estén medio montadas le añadimos los 100 gramos de azúcar que habíamos reservado en forma de lluvia, despacio. Una vez que el almíbar alcance su punto, lo vamos añadiendo al bol de las claras, sin detener la máquina en forma de hilo, poco a poco, hasta finalizar, aumentamos la velocidad y dejamos batiendo 10 o 12 minutos más. Hasta que al tocar el bol esté casi frío.

Y sólo queda montar nuestras coronas y decorarlas. Cortamos círculos de bizcocho, ponemos el merengue con ayuda de una manga pastelera rizada y decoramos con romero confitado, granos de granada confitados, naranja confitada, anís estrellado y ramas de canela. (Para confitar el romero o los granos de granada se hace un almíbar con el 50% de agua y el 50% de azúcar. Cuando tenga un punto medio se apaga y se van sumergiendo las ramas de romero de una en una. Se mantienen unos minutos en dicho almíbar. Se sacan y se dejan escurrir en una rejilla durante unas horas. Pasado ese tiempo se rebozan en azúcar común y se guardan en un lugar fresco y seco)


Espero que esta receta les aporte alguna idea para sus postres de Navidad.

Suscribete

Esther

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me alegrará mucho que dejes aquí tu comentario

Instagram