COCA DE SAN JUAN


Alborada mañanera
en la noche de San Juan
voz que canta tempranera
a tu amor lo alumbrará.

Juan del Río Ayala


¡Mira que es popular este Santo en mi tierra!, patrón de los más importantes municipios de la Isla. Pero, hemos de reconocer que la coca de San Juan no es de Canarias. Aquí se celebra San Juan con hogueras, y piñas de millo asadas en el fuego. 

Este es un dulce típico de Cataluña que se toma la noche del 23 al 24, la famosa noche de San Juan. Porque San Juan es una fiesta nocturna, llena de mitos, leyendas y misterios. San Juan es la fiesta grande en mi ciudad,  así se llama mi marido, su padre, su abuelo... y mi madre, mi hermana... así que hay mucho que celebrar.

Esta coca que aparece en las fotografías se hizo para San Juan del año pasado. Tuvimos la visita esa noche de unos amigos de Barcelona, que le dieron el visto bueno correspondiente, así que pueden fiarse.  Para este año no voy a buscar receta, ya voy a tiro hecho.


Ingredientes para la masa:
500 de harina de fuerza
120 ml de leche
10 gramos de levadura de panadería seca o 30 gramos fresca
10 gramos de sal
80 gramos de azúcar
3 huevos
85 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.

Ingredientes para la crema pastelera:
4 yemas de huevo
500 ml. de leche entera
125 gramos de azúcar
40 gramos de maizena
1 vaina de vainilla

50 gramos de piñones


Preparación de la crema pastelera:
Podemos prepararla incluso el día anterior.
En un cazo ponemos la leche con la vaina de vainilla que habremos abierto por la mitad y extraído las semillas que se añaden también a la leche. Llevamos a ebullición y retiramos del fuego.
En un bol aparte mezclamos con unas varillas las yemas y la maizena hasta que esté bien integrada y la harina disuelta.
Retiramos la vaina de la vainilla de la leche.
Añadimos un poco de la leche a la mezcla de yemas y maizena sin dejar de remover.
Una vez disuelta seguimos echando la leche y removiendo hasta unir toda la mezcla.
Volmemos a poner la mezcla a fuego suave removiendo continuamente hasta que espese.
Retiramos del fuego y dejamos enfriar a temperatura ambiente colocándole un film pegado a la superficie para que no forme costra. Una vez fría se conserva en la nevera hasta el momento de usarla.

Preparación de la masa:
Antes de comenzar poner los piñones de remojo en agua.
En el bol de la amasadora ponemos todos los ingredientes de la masa excepto la mantequilla. Es decir, la harina de fuerza, el azúcar, los huevos, le leche la sal y la levadura y amasamos con el gancho un par de minutos. Dejamos reposar unos 10 minutos.
Seguidamente vamos agregando la mantequilla poco a poco y seguimos amasando hasta que se integre y quede una masa fina y elástica. 
Hacemos una bola con ella y la ponemos en un recipiente engrasado. La tapamos y colocamos el bol en un lugar cálido y libre de corrientes hasta que doble su volumen.
Cuando la masa haya fermentado (unas 2 horas y media en una cocina con 25 grados) la pasamos a la encimera y la amasamos con las manos para desgasificarla.  La dejamos reposar 10 minutos.
Ponemos un poco de harina en la encimera y la estiramos a mano o con ayuda de un rodillo y le damos forma rectangular o la que nos parezca más adecuada a la bandeja de horno donde va a hornearse. Yo traté que fuera ovalada y ella tomó la forma que quiso.
Precalentamos el horno a 190 grados.
Si notamos que nos cuesta estirarla habremos de dejarla reposar otros 10 minutos.
La masa estirada ha de tener un grosor de 1 centímetro aproximadamente. Forramos una bandeja de horno con papel de hornear y la ponemos encima.
A continuación es el momento de ponerle la crema pastelera. Para ello pasamos nuestra crema pastelera a una manga a la que colocamos una boquilla rizada.
Hacemos cortes con un cuchillo afilado en la superficie de la masa formando un enrejado y sobre esos cortes vamos poniendo la crema pastelera. 
Escurrimos bien los piñones y los distribuimos por la superficie.
Llevamos al horno 30 o 35 minutos o hasta que la veamos dorada. 
Al sacarla del horno la pasamos a una rejilla y dejamos enfriar. 


¡Feliz noche mágica de San Juan!
¡Felicidades Juanma, y todos los Juanes y Juanas!


Suscribete

Esther Rodriguez

Siempre he pensado que los dulces y pasteles acompañan todos los momentos felices de nuestra vida e incluso algunos momentos importantes, aunque no sean tan felices. He intentado plasmar todas estas duces emociones en este blog.

1 comentario:

  1. Que bonita te quedó y los piñones me llaman a gritos. Un dia de estos aunque no sea San Juan te la copio.

    ResponderEliminar

Me alegrará mucho que dejes aquí tu comentario

Instagram